Buscar
  • LuckyDog Naturalmente

Lomitos antiestrés. Cómo ayudan los perros a calmar la ansiedad.


Todos sabemos que las mascotas contribuyen a nuestra felicidad y mejor calidad de vida. Investigaciones demuestran que los perros ayudan a aliviar el estrés, la ansiedad y la depresión, la soledad y hasta nos obligan a hacer ejercicio. Está comprobado por la ciencia que estar en contacto con un perro, estimula la generación de sustancias químicas como oxitocina, dopamina y endorfinas, químicos del “bienestar”. En estos tiempos de tanto estrés y en el Día Internacional de la Relajación, entérate cómo ayudan los perros a calmar la ansiedad.

Cada vez con más frecuencia, vemos noticias o leemos artículos sobre la terapia con animales para ayudar a personas que padecen ansiedad, depresión o incluso, personas con Trastorno del Espectro Autista.

Quien tiene la fortuna de convivir con un perro, sabe que cuenta con un amigo fiel que le brinda amor incondicional, risas y paz interior. La ciencia ha demostrado que las mascotas, particularmente los lomitos, aportan multitud de beneficios a la salud física y mental de los humanos.


El estrés de la vida diaria condiciona nuestro estado anímico, físico y nos puede llegar a producir enfermedades cardiacas o mentales como depresión y ansiedad. Por algo están tan de moda las disciplinas como el yoga, el mindfulness, la meditación, las flores de bach o pastillas para conciliar el sueño.


En LuckyDog decimos: prueba abrazar a un perro.


El vínculo que se forma entre las personas y sus mascotas, ayuda a controlar el estrés por muchas razones: nos obligan a hacer ejercicio, nos acompañan, nos hacen reír, refuerzan la autoestima, nos hacen más responsables, extrovertidos y son una magnífica forma de socializar con otras personas. Cuando sacas a pasear a tu perro, ¿no te sorprende descubrir cuántas personas te saludan y hasta te hacen plática?


En 2019 se llevó a cabo un proyecto llamado Compludog, que consistió en dar “terapia de intervención asistida con animales de compañía” para influir sobre el estrés y la ansiedad de un grupo de estudiantes universitarios en época de exámenes. De inmediato, el contacto de los estudiantes con los perros mejoró su estado emocional.


Afirma Maribel Vila de la Fundación Affinity, que “los animales más comúnmente empleados en estas terapias son los perros, un elemento muy motivador que activa hormonas como la oxitocina, relacionada con el placer y el bienestar; las endorfinas, neurotransmisores relacionados con la felicidad y reduce el cortisol en sangre, indicador fisiológico del estrés. El contacto con perros también puede disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca.”


Hay estadísticas que indican reducción de estrés gracias a la presencia de perros en los lugares de trabajo. Dos de cada tres empleados afirman que el trabajo les estresa; 40% declaran que el trabajo ha afectado su salud. Estos niveles de ansiedad y estrés se reducen significativamente cuando se permite la presencia de perros de compañía en la oficina. El humor y el grado de satisfacción de los trabajadores, cambia al convivir con los suaves lomitos.

Entre los adultos mayores es especialmente notable cómo los perros ayudan a sentir un mayor estado de bienestar. Los abuelos señalan 3 beneficios principales en su trato con perros: menos estrés, mayor motivación (ganas de estar activos) y mayor conexión social.

Más pruebas científicas: investigadores de la Universidad Purdue (Indiana, Estados Unidos), señalan que los perros podrían ser la respuesta para disminuir el tratamiento con medicamentos para la ansiedad. Se trata del primer estudio que se realiza en un departamento de emergencias (Sydney & Lois Eskenazi Health, Indianápolis). Este centro cuenta con un programa de terapia animal.

Los resultados fueron sorprendentes: se demostró que la exposición a un perro de terapia redujo 35% la ansiedad de los pacientes. Sólo 1 de cada 40 pacientes participantes, recibió prescripción de medicamento mientras estaba en urgencias.

Estas son evidencias claras de cómo los perros ayudan a calmar la ansiedad y provocan un cambio positivo en el lenguaje corporal y el estado de ánimo de los humanos.

No es casualidad que, en los tiempos de crisis de aislamiento que hemos sufrido debido a la pandemia, haya aumentado el número de familias y sobre todo, de personas que viven solas, que han integrado perros a sus vidas.

Los perros son parte de nuestras familias porque amamos su compañía, son maravillosos compañeros para los niños, llenan de vitalidad a los ancianos y contribuyen a construir una mejor comunidad.

Sin embargo, es importante considerar que un perro representa también una gran responsabilidad. Si no se cuenta con el tiempo necesario para convivir y cuidar de un animalito, es mejor no tenerlo, ya que podría convertirse en un motivo más de estrés.

Tener en tu día a día a un lomito antiestrés, puede reflejarse en una mejor calidad de vida. Así de importante llega a ser su presencia en nuestros hogares.

Así que ya lo sabes, lo dice la ciencia: los perros ayudan a calmar la ansiedad y a hacer tu vida, mucho más feliz.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo