Buscar
  • LuckyDog Naturalmente

Envenenamiento en perros. ¿Qué puedes hacer?


Con frecuencia vemos noticias sobre envenenamiento en perros en un parque, por parte de un mal vecino o de forma accidental. Cuando un perro consume una sustancia tóxica hay que actuar de inmediato. Es muy importante estar informado acerca de los síntomas de envenenamiento en perros y tener conocimientos básicos de primeros auxilios mientras llegamos con el veterinario. Esperemos que nunca ocurra, pero si fuera el caso, ¿qué puedes hacer? Esta información podría ayudar.


Desafortunadamente, es común escuchar historias sobre un animalito envenenado. No queremos ni imaginar la angustia que siente una persona cuyo perro ha sufrido envenenamiento, ya sea de forma accidental o intencional. En estos casos, el tiempo es crítico para poder salvar la vida del animal.


Según un estudio realizado por Istituto Zooprofilattico Sperimentale delle Regioni Lazio e Toscana (Italia), el envenenamiento es la segunda causa de muerte en perros en ese país. En México, debemos tener un ranking similar, ya que muchos perros están expuestos al maltrato o crueldad por parte de personas sin escrúpulos que llegan a colocar alimentos impregnados de sustancias tóxicas en parques y calles transitadas por personas con mascotas.

Los perros son animales curiosos por naturaleza. Ellos reconocen el mundo a través del olfato y no es raro que también quieran probar todo lo que se encuentran por ahí.

Causas del envenenamiento en perros.

Para que un perro se intoxique, la sustancia no necesariamente debe entrar por vía oral, basta que el can inhale alguna sustancia tóxica o bien, entre en contacto con el veneno a través de la piel.

Según veterinarios e investigadores, éstas podrían ser las principales causas de envenenamiento en los perros:

• Plantas. Si tu perro va al campo con frecuencia, podría toparse con algún hongo venenoso. Pero en casa también solemos tener plantas de ornato que resultan peligrosas para ellos. Tal es el caso de la hiedra, la adelfa, el poto, la azalea, el ciclamen o los tulipanes. Si tienes un cachorro, te aconsejamos no tener este tipo de plantas en casa, ya que difícilmente podrá evitar que el pequeño las alcance y las ingiera.

• Medicamentos. ¿Cuántas veces no dejamos el envase de paracetamol, aspirina u omeprazol sobre el buró? Por algo las etiquetas siempre indican “no se deje al alcance de los niños” y nosotros agregaríamos, ¡ni de los perros! Las dosis de un medicamento humano, están calculadas para nuestro peso y organismo. Para un perrito, pueden ser letales. Imagínate que le lomito juguetón agarre el bote plástico de analgésicos, antigripales, antidepresivos, pastillas para dormir o antiinflamatorios de uso común como el ibupofreno. Los daños en su sistema digestivo, hígado, páncreas, riñones, corazón o cerebro, podrían provocarle la muerte.

Artículos de limpieza. ¿Limpiador con olor a frutas? ¿Por qué no habría de bebérselo el perrito si está dentro de una cubeta a su alcance? La ingesta de estos productos puede causarles serias complicaciones estomacales y respiratorias.

Lo mismo pasa con los productos que contienen alcohol, pinturas, líquidos para auto o desinfectantes como el cloro, presente hoy en día en todos los hogares.

Insecticidas, pesticidas o fertilizantes. Los productos químicos para jardinería y horticultura pueden resultar muy venenosos para los animales.

Algunos alimentos humanos. Ya hemos publicado algunos artículos donde se enlistan los alimentos que tu perro nunca debe comer, como chocolate, uvas, ajo o cebolla, entre muchos otros.

Alcohol, tabaco o drogas. Sobra decir lo que estas sustancias provocan en el cerebro y los órganos de un perro.

Animales ponzoñosos. Si vives en zonas de campo o playa, sabrás que hay animales como alacranes, sapos, serpientes, miles de insectos o arañas que pueden causar la muerte a un ser humano. Imagínate a una mascota.

• Veneno. Para ratas, cucarachas y plagas diversas.


Síntomas de envenenamiento en perros.

Ya viste que un pequeño descuido puede costarle la vida a tu mascota.

Los síntomas de envenenamiento en perros pueden aparecer de inmediato u horas después del incidente. Actuar con la mayor celeridad posible pueden hacer la diferencia entre la recuperación o la muerte de tu amado peludo.

Si observas alguno de los siguientes síntomas, acude al veterinario sin perder tiempo.

  • Vómitos (espuma blanca, amarilla o sangre)

  • Diarrea.

  • Ansiedad y jadeos.

  • Pérdida de apetito.

  • Encías y lengua blancos o amoratados

  • Intolerancia a la luz y a los sonidos.

  • Tos y estornudos.

  • Temblores.

  • Fiebre con espasmos y convulsiones.

  • Pupilas dilatadas y ojos irritados.

  • Cambio de color de las mucosas.

  • Piel inflamada.

  • Rigidez muscular.

  • Parálisis parcial o general.

  • Salivación excesiva y aumento de las micciones.

  • Problemas respiratorios.

  • Taquicardias.

  • Hemorragias en orificios.

  • Falta de coordinación motriz.

  • Mareos y desorientación.

  • Debilidad y somnolencia.

Envenenamiento en perros. ¿Qué puedes hacer?

Olvídate de los mitos como darle leche, hacerlo vomitar o tratar de salvarlo tú. ¡Corre al hospital veterinario sin perder tiempo!

Si el centro veterinario está lejos, llama al veterinario por teléfono para que te indique si hay algo que puedas hacer mientras llegas.

Si lograste detectar qué sustancia intoxicó a tu perro o sospechas del animal que lo picó, informa al veterinario sobre el tipo y cantidad veneno al que estuvo expuesto. Mientras más detallada sea la información que des al veterinario, más pronto podrá ayudarles a solucionar el problema.

Estos son algunos consejos que pueden resultar útiles ante una situación de sospecha o certeza de envenenamiento.

  • Llama al veterinario y pídele que te dé instrucciones mientras llegas.

  • Mantén la calma. Trata de ser ecuánime y actuar con rapidez, pero con prudencia.

  • Si la intoxicación se ha producido por inhalación o tu perro se encuentra muy débil o inconsciente, llévalo a una zona abierta y bien ventilada. Muévelo con cuidado, sosteniendo todo su cuerpo firmemente.

  • Recoge los restos de veneno que localices, para evitar más intoxicaciones de la familia. Guarda una muestra para tu veterinario.

  • A veces es recomendable inducir el vómito del animal, pero nunca si el perro está inconsciente o la sustancia tóxica es corrosiva.

  • No le des agua, comida, leche, ni ningún otro remedio casero hasta saber qué fue lo que le intoxicó.

  • Si la intoxicación se produce por vía tópica o cutánea, por ejemplo, por alguna sustancia polvorienta u oleosa, retira la sustancia de su cuerpo mediante cepillado y baño con agua tibia y algún jabón neutro.

  • Si la intoxicación se produce a través de los ojos o mucosas, es conveniente lavar la zona con agua abundante.

  • Si el perro está consciente, suminístrale agua fresca para reducir el impacto del tóxico en el hígado y los riñones.

Cuando se tiene un animalito en casa, debemos ser doblemente cuidadosos con todo aquello que los ponga en peligro. No te asustes, las probabilidades de que se recupere son altas, si actúas a tiempo.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo