Buscar
  • LuckyDog Naturalmente

¿TU PERRO SE PORTA MAL EN LOS PASEOS? CÓMO CAMBIAR ESE COMPORTAMIENTO.




A veces sacar a pasear al perro es un martirio más que un placer. Se jalonea, se pone agresivo con otros perros, come cosas del suelo… ¿Tu perro se porta mal en los paseos? ¿Cómo cambiar ese comportamiento? El entrenador profesional es una opción, pero el primer paso es aceptar que quizá el responsable de esa mala conducta seas tú. Deja de mirar el celular y ponle atención a tu perro. LuckyDog te da algunos buenos consejos.


Admitámoslo, a veces sacar al perro es una rutina tediosa para ti, pero muy necesaria para el animalito. ¿Cómo hacer que sea placentero para ambos? Hay dos factores clave: comprender las necesidades del perro y lograr que te obedezca para que la caminata sea algo tan grato para él como para ti.


Según expertos en comportamiento animal (etólogos) hay tres pilares sobre los que un perro encuentra su esencia y felicidad:


• Su manada: tú y tu familia.

• Su territorio: tu casa.

• Explorar: la calle, el parque y todos los lugares desconocidos a donde quieras llevarlo.


Olfatear, probar, correr y “saludar” a otros perros, es parte esencial de la vida de tu can, está en su naturaleza; así que por mucho que te desespere, debes dejar que tu perrhijo siga sus instintos; eso sí, con límites.


Cuando no lo dejas explorar su entorno, él se frustra y se estresa. Tirar fuerte de la correa para que siga caminando a tu paso cuando hay algo que le llama la atención, le genera una gran inquietud que después se manifestará en casa. Imagína que a ti te impidieran hacer lo que más te gusta o peor aún, que te quitaran el teléfono y no te dejaran ver tu Facebook o tu Instagram.


Pues esas pipís y popós de otros perros que tu mascota se encuentra en el camino, son sus redes sociales. Mensajes dejados por sus vecinos de los que tu perrhijo se quiere enterar y dejarles un “like”, su propio chorrito de orina.


El olfato es el sentido más activo en un perro, lo que lo conecta con sus emociones. ¿Te has fijado como levanta su nariz al viento en cuanto sale?


Los humanos creemos que sacar al perro tiene un solo objetivo: que haga sus necesidades (y así evitar que lo haga en casa). Eso es muy egoísta de nuestra parte.


Cuando decides tener un perro, te comprometes a darle la mejor vida posible, alimentarlo sanamente, llevarlo al veterinario y sobre todo, dedicarle tiempo. El paseo es el tiempo más valioso que él puede pasar al lado de su mejor amigo: tú.


¿Tu perro se porta mal en los paseos? Te decimos cómo cambiar ese comportamiento.


Una vez que hemos entendido lo que para el perro es importante, hay que trabajar en un periodo de entrenamiento -de ambos- para que, si tu perro se porta mal en los paseos, sepas cómo cambiar ese comportamiento.

Cambia el collar por un arnés. Los collares en el cuello no sólo lo lastiman, sino que ofrecen menor control al dueño y pueden provocar lesiones cervicales al animal. Las pecheras o arneses son una gran opción ya que te permiten sostenerlo mejor sin ahorcarlo. Debe quedarle bien, ni flojo ni muy apretado. De esta herramienta dependerá que tanto él como tú se sientan más cómodos, seguros y facilitará el que puedan caminar juntos.

Enséñale quién tiene el control. Al igual que un niño pequeño, tu perro debe entender que el control en la calle, lo tienes tú. No se trata de que se disputen el mando. Te sorprenderá saber lo seguro que se siente tu perro una vez que aprenda que tú eres su guía.

¿Cómo se logra el control? Con mucha paciencia. Tu perro irá aprendiendo que si quiere pasear tranquilamente, incluso que lo sueltes un ratito, primero debe obedecer tus órdenes. Las palabras son importantes: ¡Quieto! ¡No! ¡Sentado! ¡Camina! Voz firme, pero sin gritarle.

Para caminar, empieza con una correa corta para que vaya junto a tu cuerpo. El perro debe ir a tu lado, no adelante ni atrás. Si te jala, párate y ordénale que se siente. Cuando lo haga, ofrécele un premio. LuckyDog Bites les fascinan y no engordan, ya que son galletas hechas de ingredientes naturales. Repite esto diariamente hasta que él se acostumbre.

Mantén la calma. Habrás escuchado a “el encantador de perros” hablar de la energía de las personas. ¿Qué mejor autoridad en la materia? Si tu perro se porta mal en los paseos, empieza por cambiar tú de comportamiento. Los perros captan nuestras emociones, se las transmitimos. Antes de salir a pasear, no lo alborotes con frases como “a la calle” o “¿Quién quiere ir al parque?” Él solito se da cuenta cuando ve la correa, pero debe aprender a sentarse para que le pongas el arnés y no salir por la puerta hecho un bólido.

Una vez afuera, empieza a caminar tranquilo, sí, tú. Si el perro te ve tenso, enojado o empiezas a jalonear porque estás mandando mensajes, no lo estás dejando disfrutar su paseo ni lo estás haciendo tú. Asegúrate de reservar el tiempo para él sin que nada te distraiga. No olvides llevar su juguete y los premios.

Déjalo libre un rato. Ahora hay muchos parques con espacios cerrados para perros. Además, si él ya aprendido a obedecer, será fácil que vaya a ti en cuanto lo llames. Él debe saber que hay un espacio donde puede correr libremente, jugar con otros perros o con su pelota. Pero tú debes estar siempre alerta, no lo pierdas de vista. Una de las razones más importantes para soltarlo es que queme energía. Al regresar a casa estará cansado pero contento.

Los premios. Cualquier entrenador de perros profesional te dirá que los premios son “el Santo Grial” para lograr una buena conducta. Cada vez que él se porte bien y obedezca una orden, dale un delicioso LuckyDog Bite. Las golosinas para perros deben ser sólo para recompensarlo, no como botana en la casa, si no, el premio pierde su valor. Recuerda que en casa también deben practicar la disciplina.

Finalmente, la pesadilla de todos, evitar que ataque a otros perros. Puede ser por miedo, estrés, falta de socialización o incluso malestar físico. A veces los perros se pelean en el área exclusiva para ellos y los dueños no saben qué hacer. Si tu perro está acostumbrado a obedecer, llámalo con voz firme, ponle la correa de inmediato y sigan su camino. No dejes que se monte o “abrace” a otros perros. Si ves señales como la cola levantada y el pelo erizado, sujétalo de inmediato. Si este comportamiento persiste, será mejor que acudas a un entrenador profesional.

Disfrutar tiempo juntos es una de las mejores cosas que puede pasarle a tu perro y si aprendes a hacerlo bien, también a ti. Si tu perro se porta mal en los paseos recuerda que no es su culpa, él sólo sigue sus instintos. Es a ti a quien corresponde saber cómo cambiar ese comportamiento. Pero no te preocupes, sólo es cuestión de tiempo y paciencia. Y el mejor consejo: ten siempre a mano sus Lucky Dog Bites.



8 vistas0 comentarios