Buscar
  • LuckyDog Naturalmente

Perros de servicio: héroes con cola.


Todos los días leemos historias conmovedoras sobre héroes caninos. Los canes entrenados son fundamentales para rescatar a personas en desastres naturales, rastrear drogas en aeropuertos y aduanas, guiar a personas invidentes o prestar apoyo emocional a personas con problemas de salud mental. ¿Qué tienen de especial estos perros? Además de un entrenamiento riguroso y un carácter muy especial, los perros de servicio o perros de asistencia, son verdaderos héroes con cola. Estos canes son dignos de admiración y merecen todo nuestro agradecimiento. En LuckyDog queremos rendirles este sencillo homenaje.

Los perros de servicio son animales entrenados para ayudar a personas con algún tipo de discapacidad física o mental y hacer su día a día, más fácil. Hablamos de perros guía para invidentes, perros que empujan sillas de ruedas, que acompañan a personas sordas para alertarles de sonidos, animales que viven con personas con discapacidad motriz y les ayudan a abrir puertas o recoger cosas. Están también los perros de alerta médica, que avisan cuando sus dueños están a punto de sufrir una convulsión y los perros de servicio psiquiátrico, que apoyan a personas con ataques de ansiedad o síndrome de estrés postraumático, entre otros padecimientos mentales.

Estos perros, aunque son adorables, no son mascotas y no deben ser tratados como tal. Son compañeros que las personas con discapacidad necesitan para sobrevivir. Es por esto que las leyes deben proteger tanto a dueños como a los canes, otorgándoles libre acceso a cualquier lugar público, incluyendo medios de transporte.

La ley mexicana establece que el acceso de perros de servicio, debe de ser permitido en todos los establecimientos, salvo áreas de terapia intensiva en hospitales y cocinas de restaurantes.

Es importante que un perro de servicio cuente con una certificación de su entrenamiento especial, así como la identificación que permita a todos, conocer su estatus de perro de servicio y así, eviten molestarlos, aún con la buena intención de hacerles un cariño. Es responsabilidad del dueño tenerlos propiamente identificados, limpios y con arnés para que no se les confunda con animales de compañía.

Los perros de servicio pueden clasificarse en:

Perro guía. Son entrenados para acompañar a personas invidentes.

Perro señal. Compañeros de personas con sordera.

Perro para personas con autismo. Ayudan a las personas que viven con Trastorno del espectro autista a socializar y superar crisis de ansiedad.

Perro de movilidad asistida. Ellos ayudan a personas con problemas de movilidad a tener balance al caminar o en silla de ruedas.

Perro de asistencia médica. Los pacientes con enfermedades como diabetes o epilepsia, pueden sufrir episodios convulsivos o de cualquier otro tipo. Estos perros alertan al dueño cuando un ataque está por venir para que tome precauciones, tome su medicamento o pida ayuda oportunamente.

Perros de apoyo psiquiátrico. A estos canes se les entrena para intervenir en situaciones que pueden causar ataques de pánico, para acercar medicamentos o simplemente, ayudar al usuario a liberar su estrés.

Mención aparte merecen los perros de rescate. Todos hemos oído hablar de los famosos binomios caninos. Los perros de búsqueda y rescate, junto con su binomio humano, están preparados para prestar ayuda en desastres como sismos, derrumbes, huracanes u otra eventualidad que requiera localizar personas desaparecidas; así como en la búsqueda de narcóticos, explosivos o guardia y protección.


Nadie duda de la forma tan heroica en que los binomios caninos trabajan día y noche para salvar vidas o recuperar los cuerpos, si es el caso. ¿Quién no se acuerda de Frida?, conocida en el mundo entero después del terremoto de 2017, y todos los binomios que estuvieron ayudando en ese evento.


El entrenamiento de estos perros dura de 12 a 14 meses. Entrenan hasta 4 horas diarias y se les enseña a desempeñarse en superficies inestables, lugares oscuros o en circunstancias como ruidos fuertes, lluvia o fuego. Su trabajo es extenuante, es por eso que su tiempo de servicio no puede ser mayor a 7 años.


Al jubilarse, suelen ser adoptados por su binomio entrenador, ya que el lazo entre ellos es muy fuerte. Es una relación de amor, respeto, amistad y confianza. Esa es la clave para un rescate exitoso.


Negar el acceso a un perro de servicio se considera un acto discriminatorio y viola los derechos de una persona con discapacidad. Si alguna vez te sucede o presencias un acto de esta naturaleza, denuncia. El establecimiento puede recibir desde una multa hasta sanciones como la clausura.

¡Cómo no amar a estos héroes con cola! Sin duda, todos ellos merecen un monumento. Sin embargo, no debemos olvidar que son perros trabajando. Por eso, te damos estos consejos para no interferir con su labor, aunque te mueras de ganas por darles un abrazo.

Si vez un perro de servicio:

  • No lo toques

  • No le hables

  • No hagas contacto visual

  • No llames su atención

  • Si vas con mascota y tu perro quiere acercarse, aléjalo.

  • No le pidas foto a su usuario

Sólo nos resta dar las GRACIAS -con mayúsculas- a estos héroes peludos, a sus entrenadores, a las instituciones que defienden su inclusión y a las personas que los eligen por compañeros de vida.

Sepan que en LuckyDog siempre son bienvenidos. Reconocemos y aplaudimos su labor y su contribución al mundo.


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo