Buscar
  • LuckyDog Naturalmente

La ciencia lo explica: la conexión entre perros y humanos puede ser hormonal y genética.



Más allá del afecto, entre perros y humanos existe una conexión “invisible”. Los perros son capaces de interpretar nuestras emociones y conectarse con ellas. No es casualidad que este animal sea considerado el mejor amigo del hombre. La ciencia lo explica: la conexión entre perros y humanos puede ser hormonal y genética. El amor entre tu perro y tú, es una cuestión de química.


Al ser la primera especie domesticada, el perro ha convivido con el hombre desde hace 15 millones de años. De acuerdo con datos del INEGI, actualmente 57 de cada 100 hogares mexicanos tienen una mascota. 85% de éstos son canes, es decir, alrededor de 19 millones de familias en México, tienen al menos un perro.


¿Por qué los humanos preferimos a los perros como animales de compañía? La ciencia lo explica: la conexión entre perros y humanos puede ser hormonal y genética. El siguiente dato podría ser una prueba de que el vínculo entre perros y humanos, puede estar en lo genes.


Un grupo de científicos suecos, estudió la “heredabilidad de la propiedad de perros” (la propensión a elegir o no, tener un perro) con información de 35.035 pares de gemelos. El estudio publicado en Nature, sugiere que la elección de un perro está determinada en buena parte -más de la mitad de los gemelos participantes- por los genes del individuo. Dice al respecto el líder del estudio, Tove Fall: “Nos sorprendió ver que la composición genética de una persona parece influir de modo significativo en la adopción de un perro. Estos hallazgos tienen implicaciones importantes en varios campos diferentes relacionados con la comprensión de la interacción perro-humano a lo largo de la historia…Quizás algunas personas tienen una mayor propensión innata a cuidar de una mascota que otras”. En resumen, dicha investigación reveló que “las tasas de concordancia de la propiedad de perros son mucho más altas en gemelos idénticos que en no idénticos”, lo que apoya la hipótesis de que la genética juega un papel importante en la elección de tener un perro. (Revista Esquire).


La conexión entre perros y humanos, ¿puede ser hormonal?


De acuerdo con la revista Science, científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azabu (Japón) comprobaron en varios estudios que la hormona oxitocina, también conocida como hormona del amor, es la que produce la conexión entre perros y humanos, y que este vínculo puede ser tan fuerte como el que existe biológicamente entre padres e hijos. Seguro esto no resulta extraño para los dueños de perros, ya que los amamos tanto como a nuestros hijos humanos.

La oxitocina es una de las sustancias químicas que regulan las emociones, actuando como neurotransmisores en el cerebro. Los caninos también la producen, es por eso que los lazos afectivos pueden ocurrir entre especies diferentes, en este caso, los perros y los humanos. Para demostrar este punto, los científicos japoneses observaron a 30 perros (hembras y machos) con su respectivos dueños, hombres y mujeres. Se concluyó que los niveles de oxitocina -medida en la orina- se incrementaban en ambos, humanos y perros, al haber un contacto visual. A mayor tiempo de contacto visual, mayor nivel de la hormona.

La conclusión fue que entre perros y humanos hay una conexión neuronal generada por la oxitocina, es decir, el sentimiento de afecto que surge entre unos y otros, es biológico, tal y como ocurre entre los miembros de una familia humana.

El mismo experimento se llevó a cabo con lobos domesticados. Estos animales no establecieron contacto visual con sus criadores, por lo tanto, no se detectó la presencia de oxitocina. Increíble, ¿no?

La conexión entre perros y humanos es tan fuerte como entre personas.

La Psicóloga María Carmen Castro, experta en asistencia de terapia con animales en la Asociación Hydra, afirma que “es difícil hablar de un mecanismo particular que se desencadena en los vínculos entre animales y personas. Sencillamente se produce una peculiar conexión, especial y profunda”.

En un estudio realizado por el Observatorio de la Fundación Affinity y la Universitat Autònoma de Barcelona, 63% de las personas que tienen un animal en casa, manifestaron que concretamente en el caso de los perros, la conexión afectiva se da de manera natural, ya que el animal te acepta tal cual eres, de forma incondicional, lo cual es muy apreciado por los humanos.

Los expertos constatan también que tener una mascota tiene un impacto muy positivo en la salud de los dueños, ya que la interacción con ellos ayuda a disminuir el estrés, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Se ha comprobado que al convivir con un perro o gato, se incrementan los niveles dopamina y endorfinas (químicos del bienestar), así como la disminución en los niveles de cortisol, asociado al estrés. Esta es la razón por la que tantas instituciones de salud o cuidado de adultos mayores, incorporan perros a sus técnicas terapéuticas. De hecho, se cree que la reducción de la presión arterial que se produce en el contacto con un perro, equivale a llevar una dieta baja en sal.


Las opiniones se dividen entre quienes piensan que a un animal no se le debe dar el mismo trato que a un humano, y aquellos que consideramos a los perros como otro hijo más. Pero como ya hemos visto, la ciencia lo explica: la conexión entre perros y humanos puede ser hormonal y genética. Digamos que el amor entre tu perro y tú, sí es una cuestión de química que se fortalece, además, con la convivencia cotidiana, los cuidados y las muestras de afecto mutuas. Incluso hay quien considera que el vínculo de un humano con su mascota, es tan profunda que toca lo espiritual.


Los humanos siempre hemos buscado el amor “perfecto”: incondicional, infinito, leal, libre, puro y honesto. Quien tiene un perro, sabe que esa clase de amor sí existe. Tal vez no se encuentre en alguien de la misma especie, pero en un perro, seguro que sí.









6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo