Buscar
  • LuckyDog Naturalmente

Homosexualidad en perros. ¿Existe?


En el Día del Orgullo Gay, LuckyDog celebra la diversidad con un tema muy estudiado: la homosexualidad en perros, ¿existe? Los perros no tienen los mismos conceptos de sexualidad y amor que los humanos. Se comportan de acuerdo a sus instintos y códigos de su especie, aunque nosotros tengamos la tendencia a interpretar sus conductas como si fueran humanas. Es por eso que algunos dog parents piensan que su mascota puede ser gay. ¿Mito o realidad? Esto es lo que dicen los expertos.


Está comprobado que algunas especies del reino animal tienen comportamientos homosexuales que se puede manifestar de muchas formas distintas: cópula, cortejo, unión en pareja o la crianza de la descendencia. Tal es el caso de los macacos, pingüinos, delfines, elefantes, leones, ovejas, el bisonte americano y sí, los perros también.


En 2006, el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo, presentó una exposición llamada Against Nature?, con el objetivo de mostrar la homosexualidad del reino animal como un comportamiento totalmente natural. Algo muy interesante que se pudo aprender en dicha exposición, fue que las conductas sexuales en otras especies van más allá de las relaciones sexuales. Los animales pueden desarrollar vínculos afectivos de por vida.


El comportamiento homosexual en los caninos es controversial. Algunos investigadores afirman que la homosexualidad en perros se ha podido probar con base en la observación y por la presencia de erecciones.


Por su parte, los expertos en conductas animales (etólogos) aseguran que, si bien es común ver que un perro macho monte a otro, este comportamiento no está asociado a la “atracción sexual”, es decir, no está determinado por las hormonas, sino que es un refuerzo de las relaciones sociales en la manada.


También podría tratarse de un juego o de liberación de energía, lo que probablemente resulte placentero para el animal y por eso tienda a repetir el hábito. Si has tenido perros machos, tal vez te haya tocado observar que monta cojines, animales de peluche, su cama, a otros animales o ¡tu pierna!

Las razones por las cuales un perro monta a otro, podrían limitarse a dos causas: curiosidad o imitación y dominación. La primera se explica porque los perros en la adolescencia (6 meses) están descubriendo su sexualidad. Al igual que en los humanos, las hormonas sexuales se activan, lo cual podría detonar este comportamiento.

La segunda causa, dominación, se debe a que, en los perros, las jerarquías son importantes y sienten la necesidad de demostrar su poder sobre el otro.



Homosexualidad en perros. ¿Existe?


Los humanos tendemos a analizar un hecho natural desde nuestro antropocentrismo. Los animales, concretamente los perros, no necesariamente viven la realidad como sus dueños. Sus códigos sociales son otros, ya que ellos no tienen conciencia de sí mismos. No sabemos lo que sienten o piensan más allá de emociones muy básicas como la tristeza, el miedo o la alegría.

Existe una diferencia importante que debemos tomar en cuenta para comprender la homosexualidad en perros: comportamiento homosexual es una cosa y orientación sexual, otra. El primero es una cuestión de instinto y expresión social. La segunda no se ha demostrado que esté en su naturaleza, al menos como la entendemos los humanos.

Quizá la clave podría estar en el tiempo que permanecen estas conductas: si el comportamiento homosexual es algo pasajero o está presente a lo largo de la vida del animal. Si se tratara sólo de una cuestión “de adolescencia”, el perro macho

-por instinto- intentará montar a una hembra en celo tan pronto tenga la oportunidad.


El punto en el cual coinciden todos los estudiosos del tema, es que la homosexualidad en perros no tiene nada de “antinatural”.


Al igual que pasa con los miembros de la comunidad LGBTIQ+, somos nosotros quienes nos empeñamos en ponerles etiquetas y clasificarlos en grupos que se ajusten a nuestra forma de ver el mundo.


La homofobia ha basado su aversión a la diversidad en lo “antinatural” que resulta la atracción entre dos personas del mismo sexo. Eso sería limitar la sexualidad humana y el amor, a una mera función reproductiva.


El comportamiento homosexual en perros y otras especies animales, viene a demostrar que la naturaleza no se equivoca. No hay nada de reprobable en la homosexualidad si se la ve libre de todo condicionamiento o prejuicio moral.


En LuckyDog celebramos la diversidad como parte de nuestra esencia.

Como cada año, participamos del Día del Orgullo Gay con la esperanza de que un día ya no tengamos que luchar por la igualdad y la dignidad de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, transexuales, travestis, intersexuales y queer.

En pleno siglo XXI, la diversidad sexual sigue siendo estigmatizada, perseguida y criminalizada en muchos países del mundo; pero en otros tantos, ya ha sido aceptada por la sociedad y el gobierno, además de protegida por las leyes.

Amor es amor, en cualquiera de sus forma y manifestaciones. Amor entre perros y humanos, entre el hombre y su planeta, entre mujeres y mujeres, hombres y hombres…todos somos parte de esta colorida naturaleza.

Por eso quisimos abordar este tema en el Día del Orgullo. En LuckyDog abrazamos las diferencias y seguiremos luchando por un mundo inclusivo, donde nos aceptemos unos a otros sin etiquetas.

¡Feliz Día del Orgullo les desea LuckyDog!


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo